NoticiaNovedades

Efectos psicológicos del aislamiento en niños

By marzo 20, 2020 No Comments

Alteraciones a nivel corporal

Sueño. Pesadillas, miedos nocturnos. Comer más o menos de lo habitual

Alteraciones en el comportamiento

Mayor irritabilidad, rebeldía

Alteraciones en su estado de ánimo

Miedo, Tristeza, Ansiedad

¿Cómo podemos ayudarlos?

HABLAR

 

  • Explicarles de forma clara y sencilla lo que está sucediendo, transmitiendo calma y seguridad.
  • Ser sinceros de que se trata de un virus peligroso, pero que la mayoría de las
    personas se recuperan, enfatizando en la importancia de tener los hábitos de higiene correspondientes para cuidar de no enfermarnos y evitar posibles contagios.
  • Contarle sobre los síntomas frecuentes: fiebre, tos y falta de aire.

ESCUCHARLOS

 

  • Preguntarles qué saben del coronavirus para aclarar posible información errónea. Si hay algo que desconocemos la respuesta, podemos incluso buscarla juntos en sitios confiables, MSP, OMS.
  • Preguntarles cómo se sienten al respecto, validar lo que están sintiendo y
    recordarles que cuentan con nosotros ante cualquier duda o inseguridad. No generar un tabú en referencia al tema, los niños son sumamente sensibles a lo que no se dice en su entorno y ésto incrementa en mayor medida sentimientos de miedo y ansiedad.

PROTEGERLOS

 

  • Evitar el bombardeo excesivo de información, cuidar las conversaciones adultas
    frente a ellos, ¡no alimentemos más su miedo!. Necesitan adultos que los guíen y
    transmitan seguridad.
  • Contarles que tenemos que confiar en las recomendaciones de las personas que
    cuentan con el conocimiento y herramientas necesarias para protegernos del virus.
  • Propiciar espacios de comunicación con los familiares y amigos que no están viendo, ya que también pueden sentirse preocupados por su bienestar.

PROPONER ACTIVIDADES

 

Es importante tener presente que los niños no sólo sufren del corte abrupto de sus rutinas, sino también, en muchos casos donde no hay un patio en casa o grandes espacios, pierden el contacto con la naturaleza y la libertad de movimiento corporal. En este momento, al igual que los adultos, se ven restringidas áreas fundamentales para su desarrollo y bienestar físico y emocional. Por esta razón es que los agentes de Salud insistimos en la importancia fundamental de proponer rutinas adaptadas a la situación actual, así como actividades que involucren a la familia en conjunto y a cada uno de forma individual.

Para quienes pueden quedarse en casa con su familia, sostener y contener el aislamiento no es sencillo. Tener presente que pueden surgir momentos donde el propio malestar facilite los roces y las dificultades vinculares. Para ésto, de ser posible, es útil que los adultos puedan coordinar entre ellos al menos media hora para tomar un baño tranquilos, leer un libro, o simplemente descansar. De no contar con otro adulto que facilite la tarea de sostener a los más pequeños, teniendo en cuenta la situación particular, las pantallas pueden darnos un tiempo de respiro para volver a cargar energías y estar disponibles de una mejor manera.

A continuación compartimos actividades e ideas. ¡A ponernos creativos!

 

  • Rutina: Crear una rutina adaptada al momento actual. Proponer horas para
    levantarnos, (no olvidar sacarnos el pijama y vestirnos), baño, hacer tareas de la
    escuela, hablar con amigos por teléfono, comidas, juegos en familia, sueño.
  • Compartir las tareas de la casa en general. Cocinar, preparar la mesa para la comida, doblar ropa, ordenar, barrer. Proponer un momento para la limpieza,
    pudiendo pensar juntos que ésto también es una forma de cuidarnos entre todos y que necesitamos de su colaboración para lograrlo.
  • ¡A reciclar! Es un buen momento para pensar el impacto de los residuos domésticos en nuestro Planeta, de paso podemos reutilizar cartones y objetos viejos en desuso para crear manualidades.
  • Jugar y jugar. Según las edades ésto puede cambiar. Con lo más pequeños, es una oportunidad para observar su creatividad, sin muchas propuestas preestablecidas dejarnos llevar por su imaginación e ingenio. Con los más grandes, proponer juegos clásicos y conocidos, de mesa, cartas, etc. pero también acercarnos a lo que ellos hacen habitualmente, con seguridad más de uno disfrute de las pantallas. En este sentido CUIDAR de todos modos el tiempo de exposición a estos juegos.
  • ¡No nos olvidemos DEL CUERPO! Aunque el espacio sea chico, aunque no haya patio, busquemos la forma de movernos. Bailar con canciones conocidas o
    inventadas. Saltar, expresión corporal libre, movernos “como si” …. como si fuera un perro, un elefante … o una hoja!

Tengan presente que actividades como saltar, correr, bailar, en ocasiones activan mucha energía, siendo necesario propiciar un momento donde gradualmente el niño pueda volver a un ritmo de energía más calmo. En este sentido, podemos invitar a los niños a tomar contacto son sus sensaciones corporales y tomar conciencia de su respiración.

  • Adultos, no olvidemos el valioso recurso de internet para buscar actividades, tomar ideas de grupos de whatsapp, para COMUNICARNOS.

¿Cuándo consultar apoyo psicológico?

Ante posibles cambios de conducta que no puedan ser resueltos en casa por medio del diálogo y la contención familiar, se sugiere consultar con profesional de Salud Mental.

  • Alteraciones del sueño. Dificultades para conciliar el sueño, sueño interrumpido, pesadillas frecuentes.
  • Alteraciones en la alimentación. Conductas alimenticias que llamen la atención, falta o aumento de apetito.
  • Somatizaciones corporales. Dolor de panza, cabeza, molestias corporales frecuentes sin motivo aparente.
  • Alteraciones conductuales. Retroceso en habilidades previamente adquiridas que refieran etapas anteriores de su desarrollo.
  • Alteraciones cognitivas. Pensamientos catastróficos sobre el futuro.
  • Persistencia de sentimientos de tristeza, miedo, enojo.